COMO EN EL TENIS, VENTAJA PARA EL GOBIERNO
15 abril, 2019

Cuando la comunidad científica y la humanidad entera se asombran ante lo que ha sido denominado como el mayor descubrimiento astronómico de los últimos 50 años -la primera imagen de un agujero negro- en nuestro país el debate se centra en la política contingente y su devenir más inmediato. Así quedó de manifiesto con lo acontecido en la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja, donde el Gobierno se anotó lo que parece un importante punto al lograr que se aprobara, tras 8 meses de tratativas, la idea de legislar la Reforma Tributaria con dos votos de la DC. De paso, la jornada puso en evidencia tanto la fragilidad del bloque opositor como lo complejo que será para el Ejecutivo enfrentar un año determinante para sus proyectos más emblemáticos en el Parlamento.
En otro tema, el anuncio del Presidente Piñera del envío del Proyecto de Reforma a la Ley de Isapres detonó en el centro del sistema, provocando la renuncia del Superintendente de la Cartera, Ignacio García-Huidobro, en medio de las críticas por el alza de las cotizaciones y polémicas circulares para retrasar por 2 años la norma que les obliga a bajarlas. A lo anterior se sumó la dimisión de Luis Barrios, Jefe de Inversiones del Minsal, en el marco de las investigaciones por eventuales irregularidades en la contratación de funcionarios para la construcción del nuevo Hospital de Buín.
En el plano judicial, a la suspensión del Ministro de la Corte de Apelaciones de Rancagua, Emilio Elgueta, quien es investigado por tráfico de influencias, enriquecimiento ilícito y prevaricación, se agregó la suspensión de los magistrados Marcelo Vásquez y Marcelo Albornoz, de la misma Corte, por presuntas negociaciones incompatibles y tráfico de influencias. Sin duda, un nuevo y duro golpe a la confianza en las Instituciones. Estos hechos determinaron que el Pleno de dicha Corte anulara la vista de 7 causas pendientes de fallo en las que intervinieron los jueces suspendidos.

LA PRIMERA TRINCHERA: Ocho meses le costó al Gobierno contar con los votos para aprobar la idea de legislar para la Reforma Tributaria. Un proyecto que, según la Encuesta Criteria, solo sería prioridad para un 2% de la población y que, no obstante, significó por casi la totalidad del primer año de gestión del actual Mandatario un importante desgaste para todos los actores. Falta aun una larga tramitación, donde los resultados se ven inciertos. Hoy, a horas de lograr el Ejecutivo superar esta primera instancia, bien valdría esbozar los argumentos que esgrimen unos y otros, así como un primer control de daños, con miras a un año 2019 crucial y de alta complejidad en el plano político y legislativo:


Clave 1: El Ejecutivo se anota un punto ya que la idea de legislar significa abrir una discusión que la oposición pretendió dar por cerrada. De paso, le permite calmar la presión del mundo empresarial por la demora en cumplir con una de sus promesas emblemáticas de campaña.


Clave 2: El resultado de este miércoles en el Congreso, logró reinstalar a un equipo político empoderado más allá del excesivo protagonismo presidencial. Esto ocurre, además, justo cuando soplaban vientos de cambio en el Gabinete incluso desde la propia coalición oficialista, por la poca capacidad negociadora que exhibían algunos Ministros.

 

Clave 3: Entre los puntos clave del debate ha estado la menor recaudación que significa volver a un sistema integrado. La compensación del orden de los USD400 millones es puesta en duda por el reconocido economista y académico, Ricardo Ffrench-Davis quien señaló que “no dan las cifras que están diciendo”. El Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales agregó, además, que la propuesta gubernamental “no da crecimiento, el crecimiento lo da un incentivo verdadero a la inversión productiva”. En el mismo sentido se manifestó José de Gregorio, quien dijo que la “integración del sistema no impulsa la inversión” y recordó que “las reformas de Aylwin y Bachelet representaban un 3% del PIB, en tanto la modernización de Piñera solo en 0,3%”, por lo que calificó la iniciativa como “macroeconómicamente insignificante”.

 

Clave 4: Desde otra perspectiva, la discusión previa al resultado de la votación del miércoles dejó en evidencia las inseguridades que se instalan en el oficialismo a la hora de enfrentar a una oposición tan diversa y sin voceros claros para alcanzar acuerdos en el Parlamento. A las presiones internas por mayor capacidad negociadora desde el Ejecutivo se sumaron las preocupaciones en Chile Vamos por la abrupta y sostenida baja en las encuestas, tanto del Gobierno como del propio Presidente Piñera.

 

Clave 5: La pregunta que subyace ahora en el ambiente político es si la postura que se impuso en la Comisión de Hacienda es la línea DC que está por diferenciarse de la ex Nueva Mayoría, representando a un sector dispuesto a dialogar caso a caso con el Gobierno.


Clave 6: Lo acontecido dejó de manifiesto que una parte importante de los liderazgos falangistas aun se debaten en una definición de fondo respecto de cómo ser oposición. El episodio deja en evidencia que la crisis que ha enfrentado la DC desde la pasada elección presidencial, aún se encuentra en desarrollo y que ahora se instala una nueva herida al interior de ese partido. A lo menos, eso se desprende de las declaraciones de algunos parlamentarios.

 

Clave 7: Las arduas tratativas y las diversas propuestas enviadas al Congreso por el Ejecutivo, pudieran ser señal de un apoyo condicionado de la DC. La falange ha expresado su convicción por una ley donde el principio sea la implementación de un sistema tributario progresivo y que reduzca las desiguadades, cuestión que en opinión de buena parte de ese partido, no estaría contemplada en la nueva propuesta.

 

Clave 8: El Ministro Larraín ha asegurado que el Gobierno no está disponible para desdibujar el corazón de la Reforma, lo que se traduce en la reintegración total del sistema. Sin embargo, un pilar de consenso en la oposición es que la nueva propuesta de Reforma Tributaria del Ejecutivo no puede significar un impuesto regresivo, que termine aumentando las desigualdades. Se trata de un punto que estará en el centro del debate pues se considera que la actual iniciativa del Ejecutivo, aun con las modificaciones implementadas para aprobar la idea de legislar, se traduciría en mayores beneficios principalmente para las grandes empresas. Ello, porque el sistema reintegrado implica que, de las ganancias de una empresa, donde una parte se reinvierte y otra se redistribuye, es por esta última que se recibiría la devolución tributaria correspondiente por lo que se pagó por las utilidades, y no por lo invertido. Por lo anterior, se cuestiona también el argumento de que el proyecto garantizaría un aumento de la inversión de las grandes empresas.

 

Clave 10: Si bien el Gobierno no estuvo disponible para discutir una reintegración acotada solo a las pequeñas y medianas empresas por separado, habrá que ver si en los meses que vienen el Presidente Piñera estará dispuesto a abrir ese debate. Se trata de la primera Reforma, faltando aun la Reforma Laboral, de Pensiones, la Ley de Isapres anunciada, entre otras, todas ellas de alta complejidad. No sería impensable, por lo mismo, que el Primer Mandatario acogiera esta alternativa para destrabar el trámite y sacar adelante con alguna holgura uno de sus compromisos de campaña, aun cuando con ello contraríe la voluntad y postulados de su base de apoyo en Chile Vamos. En cualquier caso y por ahora, está claro que en este episodio hay ventaja para el Gobierno.

IMAGINACCION

LÍNEAS DE NEGOCIOS

CONTACTO

Av. Providencia 1760, Piso 24

+56 22 353 4200

ACTUALIDAD

TRANSPARENCIA

Logo horizontal.png

© 2019 - Imaginaccion Consultores. Todos los derechos reservados

© 2019 - Imaginaccion Consultores. All rights reserved