top of page

“Es urgente que nuestros políticos se pongan de acuerdo en, al menos, seguridad, pensiones y salud”

Actualizado: 18 ene

18 de diciembre 2023 - Las Últimas Noticias.



Aunque no lo queramos observar, la necesidad de cambios, por parte de la ciudadanía, sigue ahí', dice.

 

Una vez conocidos los resultados del plebiscito en que se rechazó la propuesta constitucional con el 55% de las preferencias, el analista político Ignacio Imas, gerente de Asuntos Públicos de Imaginacción, dice que nadie debería cantar victoria. 'Hoy la clase política perdió, incluida la expresidenta Bachelet, porque en tres procesos constituyentes no lograron concitar las mayorías para aprobar las propuestas'.


Imas asegura que los resultados de los últimos procesos electorales dan cuenta de la falta de entendimiento entre el país y la clase política: 'La ciudadanía le dijo que no a la propuesta de derecha, pero también le dijo que no el año pasado a la propuesta de izquierda y, si eso no les llama la atención a los diputados y a los senadores, al gobierno, a las oposiciones, si mantenemos el juego de achacarle la responsabilidad al otro por lo que está sucediendo hoy en Chile, claramente no estamos entendiendo'.


¿El resultado de este domingo es un fracaso para el Partido Republicano más que para el resto?


El convencimiento de ellos nunca fue genuino, lo expresaron durante largo rato. Fueron incluso parte de este acuerdo que habilitó el segundo proceso constituyente. Sin lugar a dudas, ganaron la mayoría del Consejo, tenían la manija para instalar temas. Así lo hicieron. Y la propuesta de derecha que diseñaron, más conservadora, se vio derrotada ampliamente por más de diez puntos. Eso debe llevar a reflexionar al Partido Republicano sobre el papel que hicieron en el Consejo, así como el año pasado debió reflexionar la izquierda por el papel que ejercieron en la Convención Constituyente'.


¿Este plebiscito es una petición de consensos y un desprecio del electorado a los extremos?


Es un poco más complejo que eso. Creo que el resultado tiene que ver con un sentimiento antielite y antiestablishment que tiene la ciudadanía a nivel transversal hoy en día. La ciudadanía tiene un hastío respecto al sistema político, a todo lo que involucra el sistema político y lo público. En ese sentido, uno puede interpretar este resultado como un sentimiento ante todo lo establecido'.

 

Entonces, ¿qué queda?


Los dirigentes políticos tienen que darse cuenta de que han fracasado en una segunda oportunidad para redactar una propuesta constitucional, por lo tanto, ahora se necesitan acuerdos, y hay que poner el poco capital político que les queda a algunos para lograr acuerdos que son urgentes'.


¿Cómo cuáles?


Es urgente que nuestros políticos se pongan de acuerdo en, al menos, seguridad, pensiones y salud, esas son las prioridades. Si no entienden a corto plazo aquello, la molestia solo se incrementará. Es peligroso que en el corto plazo nuestros parlamentarios no se sienten a una mesa, cedan, y acuerden un gran pacto en torno a esos tres grandes temas'.


¿Es el último clavo al ataúd del estallido social?


Hoy culmina el proceso de sentimiento de cambios que hubo desde octubre de 2019, que se hicieron palpables en la cantidad de convencionales constituyentes de izquierda. Sin embargo, aunque no lo queramos observar, la necesidad de cambios por parte de la ciudadanía, sigue ahí. Con los discursos del A favor y el En contra que escuché parece un diálogo de sordos, que no están entendiendo el resultado de hoy. Probablemente, tengamos un sentimiento de desafección aún mayor, sin un estallido social, no hablo quema de edificios, me refiero a tentaciones a seguir liderazgos de corte populista'.


¿Esta Constitución era un hueso duro de roer?


A finales del año pasado se bajó el quórum de 4/7 (antes de 2/3), sin embargo, reunir votos en el sistema político, en el Congreso, donde hay más de 20 partidos representados, tener 4/7 es un umbral bastante alto'.

bottom of page