top of page

Ignacio Imas y los errores del presidente en el caso lobby: “Habló sin tener los datos sobre la mesa”

17 de enero 2024 – Ex Ante.




El gerente de Imaginacción (empresa de lobby que ha asesorado a más de 100 compañías chilenas y extranjeras), Ignacio Imas, dice que es necesario establecer sanciones más duras para los sujetos pasivos y lobbistas que no respeten la normativa actual. “Los problemas de gestión de este Gobierno hacen añorar la época de Piñera”, agrega. También se refiere a los errores que en su opinión ha cometido el presidente Boric.


-El Presidente Boric insinuó un regreso de Giorgio Jackson: “Espero que lo tengamos de vuelta pronto”, dijo. ¿Es una equivocación del mandatario defender a alguien cuestionado? 


-El presidente, de manera recurrente, se ve involucrado en temas en los que sería más prudente no intervenir. Este es un ejemplo destacado. Lo mismo ocurrió con la exministra Izkia Siches en su momento.


El presidente enfrentó serias indecisiones al desprenderse de su amigo más cercano, lo cual contribuyó a intensificar una crisis que podría haberse resuelto en cuestión de días. El perfil que el presidente Boric quiere proyectar es el de alguien cercano y amigo de sus amigos, pero es un error. Hacer referencia a una figura que, para la ciudadanía representa corrupción, no es algo que, imagino, un asesor aprobaría fácilmente.


-Boric también defendió a sus ministros que fueron a la casa de Zalaquett. ¿No ha aprendido de sus tropiezos?


-Al inicio de esta crisis, el Presidente se posicionó rápidamente en defensa de su equipo. Sin embargo, con la revelación de antecedentes adicionales, se hizo evidente que, al igual que en el caso convenios, y en el tema indultos, habló sin tener todos los datos sobre la mesa, cometiendo desaciertos. Por lo tanto, es evidente que no ha aprendido de los errores cometidos en meses anteriores. El Gobierno, desde Boric hacia abajo, se involucró en esta situación de manera voluntaria, y ahora se encuentran en una posición comprometida, con el agua hasta el cuello.


-El expresidente Sebastián Piñera adjudicó la principal responsabilidad de la derrota en el plebiscito a Republicanos. ¿Es aconsejable que un expresidente comente la contingencia?


-En los últimos tiempos, el expresidente se ha transformado en un comentarista político gracias a la revalorización de su figura. Si mantuviera los niveles de popularidad que tenía en 2019-2020, es probable que hoy adoptara una postura más reservada. Por otro lado, no es un secreto que le gusta estar regularmente presente en los medios de comunicación. Mientras siga siendo el único presidente de derecha en Chile, es probable que continúe haciéndolo.


Aunque hay un sector de Chile Vamos que aún lo respeta, es evidente que en los Republicanos no cuenta con muchos aliados. Si sus niveles de popularidad se mantienen sólidos en las encuestas, es probable que continúe dando entrevistas. Esta estrategia le ha resultado exitosa, y cuando una fórmula funciona, ¿por qué cambiarla? Finalmente, los problemas de gestión de este Gobierno parecen hacer que algunos añoren la época de Sebastián Piñera.


 -El mismo Piñera dijo: “No voy a postular por tercera vez a la presidencia”. Bachelet señaló: “Espero no estar frente a este dilema”. ¿Cómo ves el escenario electoral a dos años de distancia?


-Para ninguna democracia es alentador ver que dos individuos que ya han tenido el honor de ocupar la Presidencia opten nuevamente por la postulación. En Chile, es evidente la falta de nuevos liderazgos. Matthei ha desempeñado roles como alcaldesa, ministra y senadora, Kast ha sido exdiputado y dirigente de la UDI.


Por otro lado, a las fuerzas de izquierda les resulta desafiante contar con candidaturas fuertes. Las ministras Tohá y Vallejo no lograron destacarse lo suficiente y fueron rápidamente eclipsadas por la expresidenta Bachelet. Por esta razón, la elección de 2025 parece estar más o menos predefinida, y las fuerzas de derecha llevan una ventaja considerable.


-Andrés Zaldívar dijo que las reuniones en casa de Zalaquett no eran cocina, como los acuerdos secretos que se hacían en la transición, sino lobby. Como gerente de Imaginacción -y puedes ser parte interesada-, ¿estás de acuerdo?


-Estoy totalmente de acuerdo con la opinión de don Andrés Zaldívar. Cuando hizo referencia a la cocina, se trataba de acuerdos entre congresistas, el Gobierno, la oposición, ministros, todos pertenecientes al sector público. Esto es algo que actualmente echamos de menos: la existencia de un mínimo civilizatorio donde las personas puedan sentarse en una mesa y acordar políticas públicas a largo plazo.


Abogamos por la instauración de un período de enfriamiento de al menos seis meses al pasar del sector público al privado. Consideramos crucial analizar detenidamente la figura de los gestores de intereses particulares, ya que en ocasiones actúan como lobbystas sin explicitarlo. Por último, establecer sanciones tanto para los sujetos pasivos como para los lobbystas.


-Boric revisará 50 beneficios a personas que cometieron delitos de mayor connotacion social y revocaría las pensiones de gracia vitalicias otorgadas a quienes resultaron afectados por el estallido social y que mantengan antecedentes penales. ¿El Presidente ha sido irreflexivo al conceder estos beneficios?


-Desde el inicio el Gobierno ha cometido errores, ya que, por un lado, buscaron genuinamente una reconciliación sin lograrla. De alguna manera, el presidente Boric intentó ganarse la simpatía de un sector que nunca lo respaldará. Se enredó en un problema que lleva más de un año discutiéndose, y hasta el momento no ha obtenido ningún beneficio de ello.


 -El PC consideraría una “aberración” (como dijo Boris Barrera) que se revirtieran las pensiones de gracia. Los comunistas están incómodos con decisiones como el acuerdo Codelco-SQM. ¿Hay un desorden que se acentúa en el oficialismo y que puede complicar la segunda parte del Gobierno?


-El Partido Comunista está comenzando a comprender gradualmente que es poco probable que vuelva a ser Gobierno, pero reconoce la importancia de obtener concejales, alcaldes y congresistas. Por lo tanto, la estrategia ya no consistirá en ser incondicionales al presidente, quien no pertenece a sus filas. Es probable que veamos un Partido Comunista que diseñe un discurso más identitario, ya que necesitan preservar sus espacios de poder, lo que generará tensiones aún más intensas en el oficialismo.


Sin un incentivo claro de un posible Gobierno futuro, surge la pregunta de por qué el PC no decidiría emprender su propio camino presidencial. ¿Cuál sería el incentivo que los llevaría a determinar su propio destino, al menos en esa elección?


-“No podrían entender que por mezquindades políticas no seamos capaces de llegar a un acuerdo”, dijo Boric sobre pensiones. ¿Ha habido inflexibilidad en ambas partes?


-Chile lleva una década y tres Gobiernos intentando alcanzar acuerdos en materia previsional. Aunque parece que ha pasado desapercibido, la causa que movilizó a las personas en 2019 fue principalmente la de las pensiones. En este distante 2024, continuamos con esta deuda pendiente, y si hacemos proyecciones, aún queda un largo camino para que este tema tome un rumbo satisfactorio. Nuestra clase política tiene una deuda urgente que saldar, ya que hay generaciones enteras que enfrentarán dificultades económicas.


Chile Vamos se encuentra en una posición óptima para negociar en este tema, contando no solo con una considerable representación en el Congreso, sino también porque sus ideas en esta materia son mayoritarias. Sin embargo, es crucial que comprendan que su función les exige negociar y, por lo tanto, ceder. Si aspiran a gobernar con uno de los suyos, se espera que ingresen a La Moneda con este asunto resuelto, ya que de otra manera resultaría difícil de entender.

bottom of page