EN MEDIO DE LA RECTA FINAL PARA UNA NUEVA MESA,
CONVENCIÓN CONSTITUCIONAL CIERRA EL AÑO

 

30 de Diciembre de 2021

La carrera por la mesa de la Convención se abre paso en medio de una semana cargada de audiencias públicas, presentación de normas constitucionales y un Pleno que ajusta el Cronograma General. 

 

En cuanto a las tratativas para contar con una nueva Mesa Directiva las opciones que se encuentran tras la Presidencia de la Convención son: Cristina Dorador (Movimientos Sociales Constituyentes), Patricia Politzer (Independientes No Neutrales), Ramona Reyes (Colectivo Socialista), Beatriz Sánchez (Frente Amplio), Bárbara Sepúlveda (Chile Digno-PC), Eric Chinga (Coordinadora Constituyente Plurinacional y Popular), Daniel Bravo (Pueblo Constituyente) y Loreto Vidal (Comité Mixto). 

 

Hasta ahora quien cuenta con un arco más transversal de eventuales apoyos es la matrona y ex alcaldesa de Paillaco, Ramona Reyes, quien representa al Distrito 24 correspondiente a la Región de los Ríos. La centroderecha tendría menos objeciones de votar por ella respecto de otras figuras como Dorador, Sánchez o Politzer.
Cristina Dorador contaría con apoyos desde Movimientos Sociales Constituyentes y se especula que la propia Presidenta Elisa Loncón estaría apoyando su opción. Pero la búsqueda de los 78 votos requeridos se pondría cuesta arriba dado el carácter poco dialogante de su colectivo, aspecto identificado como clave para el período que viene.
Beatriz Sánchez, por su parte, se abrió paso ante perfiles más técnicos por sus capacidades de comunicar los avances de la Convención a la ciudadanía. Estas capacidades fueron relativizadas por el Convencional Benito Baranda, quien señaló en Radio Agricultura que su candidata, Patricia Politzer tendría “tantas o más cualidades comunicacionales que Beatriz Sánchez”. Contra Politzer se han opuesto objeciones desde la centroderecha, quienes fueron emplazados por la periodista al dividir sus colectivos para tener más tiempo de habla en las sesiones del Pleno de la Convención. 

 

Con mayor distancia miran la pelea Eric Chinga, del Pueblo Diaguita, Daniel Bravo y Loreto Vidal, opciones que, hasta la hora, no concitan apoyos fuera de sus respectivos colectivos. 

 

En cuanto al último Pleno ordinario de 2021, además del último de la actual Mesa conducida por Elisa Loncon y Jaime Bassa, lo central fue una reestructuración del cronograma general, en el siguiente sentido: 

  • Suspensión de las semanas territoriales de enero, marzo y abril

  • Suspensión de la salida regional correspondiente al mes de febrero

  • Reagendar la salida regional del mes de marzo, pasando de la primera semana a la tercera semana del mismo mes

  • Reagendar los plenos deliberativos de normas constitucionales para la semana del 14 de febrero (empezaban la semana del 7 de febrero)

  • Creación de tres semanas territoriales en Mayo para la difusión del proyecto de Nueva Constitución, correspondientes a las semanas que inician los días 9, 23 y 30 de Mayo

 

La iniciativa de la Mesa contó con 126 votos a favor, 11 en contra y 5 abstenciones.

 

Cabe destacar que durante la jornada de este 29 de Diciembre se dio a conocer la primera Iniciativa Popular de Norma que obtiene las 15 mil firmas para poder ser tratada como norma en el seno de la Convención Constitucional. Se trata de la iniciativa “Será Ley”, propuesta por la Asamblea Permanente por la Legalización del Aborto, la que consagra derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, junto con abrir paso al aborto legal. En apenas cinco días logró más de 17 mil adhesiones, distribuidas en las 16 regiones del país. Esta norma deberá ser votada por la comisión de Derechos Fundamentales y luego ser llevada al Pleno para ser votada por dos tercios de sus miembros. 

 

También este 29 de diciembre se ingresó una iniciativa de norma constitucional por parte de los convencionales Manuela Royo, Christian Viera, Fernando Atria, Constanza Schonhaut, Mauricio Daza y Hugo Gutiérrez, entre otros, para la eliminación del Tribunal Constitucional. En su reemplazo establece la potestad de la Corte Suprema de conocer y declarar la inaplicabilidad por inconstitucionalidad de un precepto legal. Con ello se elimina también el control preventivo de constitucionalidad, norma que para los autores de la iniciativa han transformado al TC en un órgano deslegitimado ante los ojos de la sociedad. 

 

Comentarios

 

La disputa por encabezar la Convención Constitucional no es un tema menor. De la próxima mesa dependerá el despliegue de los procesos de participación ciudadana, consulta indígena, la conducción de los Plenos deliberativos de normas constitucionales, así como un importante rol de vocería hacia la ciudadanía. Para la Presidencia se ha buscado una mezcla de un fuerte perfil de liderazgo político, combinado con una capacidad de comunicar los avances que se vayan dando en la redacción de la Nueva Constitución. 

 

Las tensiones en torno a esta negociación son naturales, toda vez que la reciente elección presidencial juega un rol gravitante en la conversación. Mas cuando el propio Frente Amplio, en voz de Jaime Bassa estableció como criterio la diferenciación entre el poder constituido y el poder constituyente, lo que haría recomendable que el Frente Amplio centrara sus energías en liderar el nuevo gobierno, dando paso a otros colectivos para conducir la Convención. 

 

Tal como afirmáramos hace más de un mes en esta serie de informes, la Convención Constitucional debió ajustar su Cronograma General, asumiendo que la tarea central es la redacción del nuevo texto constitucional. La suspensión de semanas territoriales se hacía necesaria para poder centrar esfuerzos en la deliberación de las normas constitucionales, así como para desplegar los mecanismos de participación durante los primeros meses de 2022. 

 

Cerramos el año 2021 con 46 sesiones ordinarias de Pleno, 70 iniciativas redactadas por convencionales constituyentes, 494 iniciativas populares de norma en proceso de recolección de firmas, así como miles de audiencias públicas concedidas en siete comisiones temáticas.
A lo largo de este proceso de monitoreo podemos afirmar que la Convención Constitucional se encuentra trabajando, ha escuchado ampliamente las diversas sensibilidades de la sociedad chilena y tendrá que emanar durante la primera mitad de 2022 un texto constitucional que se haga cargo de demarcar tanto las reglas como los principios y anhelos de un nuevo pacto social. De su capacidad de dialogo, encuentro en la diferencia y sentido de urgencia dependerá buena parte del resultado.