A TRES MESES DE LA INSTALACIÓN:
CONVENCIÓN DESPACHA TODOS SUS REGLAMENTOS Y SE APRESTA
A LA REDACCIÓN DEL TEXTO CONSTITUCIONAL

 

8 de Octubre de 2021

Se cierra la fase inicial de la Convención Constitucional, con la aprobación de los últimos dos reglamentos que faltaba por terminar de votar en particular. Hablamos de los textos emanados desde las comisiones de Participación y Consulta Indígena y de Participación Popular. 

En el texto de Participación y Consulta Indígena se incluye, entre otros contenidos, la creación de una secretaría técnica propia, así como una Comisión de Derechos y Pueblos Indígenas y Plurinacionalidad. Uno de los aspectos más críticos fue la inclusión de una indicación que calificaba la participación de vinculante, lo cual se conceptualiza del siguiente modo “Los acuerdos alcanzados en el proceso de participación y consulta indígena deberán incorporarse en los informes remitidos a las comisiones temáticas y en las propuestas de normas constitucionales sobre derechos individuales y colectivos indígenas que serán sometidas a aprobación conforme a las normas generales”. 

Sin dudas, el tema central de la semana fueron los plebiscitos dirimentes, propuesta emanada por un grupo transversal de convencionales miembros de la Comisión de Participación Popular. Precisamente, durante la votación de dicho reglamento es que quedó a firme la propuesta que obligará al Congreso tramitar una reforma constitucional que permita este mecanismo de participación directa de la ciudadanía. 

En el texto, aprobado por 107 convencionales, se establece que aquellas normas constitucionales que no logren tener los dos tercios de mayoría, pero sí logren superar la barrera de los 3/5 (más de 93 convencionales) serán sometidos a decisión por la vía del sufragio. 
En la actualidad el itinerario constitucional no contempla este tipo de participación, por lo cual el Congreso Nacional deberá tramitar una Reforma Constitucional que habilite esta posibilidad. Se agregan normas sobre la participación que actualmente no existen: amplía a personas entre 16 y 18 años de forma voluntaria y queda en carácter obligatorio para mayores de 18 años.  

 

Durante la jornada del lunes 4 de Octubre, en medio de la discusión de los reglamentos, la Mesa sometió a votación una propuesta emanada desde el grupo transversal denominado “Eco-Constituyentes”, para declarar que la Nueva Constitución se escribe en un contexto de Emergencia Climática y Ecológica. Esta moción fue aprobada por 137 convencionales, de todos los colectivos que componen la Convención. Los efectos prácticos de esta declaración es que se dará prioridad en las discusiones del texto constitucional al resguardo a la Naturaleza y las comunidades respecto de los efectos de la crisis climática global. 

El cronograma fija que la semana del 11 de Octubre, será “semana territorial”, símil de la semana distrital o regional del Congreso, en donde se suspenden las actividades del Pleno para que los y las convencionales constituyentes recorran sus distritos, difundiendo el trabajo de la Convención Constitucional. Terminada la semana territorial, el Lunes 18 de Octubre a dos años del estallido social, se inicia el trabajo de la redacción de la Nueva Constitución. Esa semana se prevé que el Pleno se de cita para que los 155 convencionales hagan uso de la palabra para expresar las ideas fundamentales que quieren verter sobre la nueva Carta Magna. A continuación, corresponderá la instalación de las comisiones temáticas, escogiendo sus coordinaciones y dándose un cronograma de trabajo. 
 

Comentarios

 

Contrario a lo que se auguraba, en tres meses de trabajo se lograron procesar 1.201 audiencias, cuatro reglamentos y 1.128 indicaciones. En consecuencia, no es sostenible un discurso que pretenda echar por tierra el trabajo de la Convención. No solo por su contundencia, sino que también por el tiempo en que se logran estos objetivos. Quizás la única excepción podría ser la amplitud de la redacción contra el negacionismo, que ha sido cuestionada por importantes académicos por su amplitud y los efectos que ello podría importar al debate constitucional. 

Una de las piezas claves para que este engranaje llegue a estos resultados ha sido el Secretario de la Convención, el abogado John Smok Kazazian. Smok, quien hasta la instalación de la Convención era el Oficial Mayor de la Secretaría de la Cámara de Diputados, con una gran pericia en el proceso de formación de leyes, ha demostrado también su capacidad de ordenar discusiones que a veces se tornaron álgidas en el seno del Pleno de la Convención. 
 
Los plebiscitos dirimentes pueden ser leídos como una forma de evadir temas gruesos relativos a contenidos contenciosos. O bien pueden ser leídos como un signo de los tiempos, como una forma de incorporar institucionalmente la opinión ciudadana en una democracia de mayor intensidad para el nuevo ciclo que se avecina. Uno de los principales problemas advertidos por el Académico UC, David Altman es que “si bien el electorado puede votar por opciones en sí mismas razonables, cada norma a plebiscitarse tiene necesariamente fuertes consecuencias en las subsiguientes de la misma Constitución.[…] ¿Qué pasa si la mayoría de las respuestas son inconsistentes entre sí? ¿Logrará la Convención acomodar el borrador final a la voluntad de las mayorías electorales puntuales en un único mes de trabajo restante?” (The Clinic, 22-09-2021). 

 

Críticas más, críticas menos, será labor del Congreso Nacional procesar una Reforma Constitucional que habilite esta posibilidad. Habrá que esperar como se concreta.